Que malo foi 2013

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Ignoro os mecanismos polos que acometemos o comezo dos anos con algo máis de esperanza que da que tiñamos ao acabar o anterior, e pesar de que adoitamos despedir o ano vello bebendo e recibindo o novo con resaca. Debe ser, como dicía Samuel Johnson dos que se divorciaban e volvían casarm o triunfo da esperanza sobre a experiencia. Ou que nos adestraron así desde pequeniños. De todas formas, repasando a lista cousas que pasaron no 2013, vemos que non todo foi malo, en xeral foi peor. Por exemplo, o 1 de xaneiro morreron 60 persoas en Costa de Marfil celebrando a festividade (o ano Novo, non san Manuel), inaugurando a ringleira de atrocidades que se produciron desde entón, día si dia non, en calquera parte do mundo. E en febreiro dimitiu un Papa, por primeira vez na historia antes de que o fixesen dimitir por medios mais drásticos, aquel Ratzinger que rifaba tanto á xente, e puxeron a un arxentino, Francisco, que como foi, entre moitas cousas, porteiro de discoteca, sabe das debilidades humanas e de abrir a man de vez en cando.

Seguir lendo

Conto de Navidad, (pero moito)

Etiquetas

, ,

Antes as televisións (ben, a televisión que había) programaba por estas datas Que bello es vivir, Un gánster para un milagro e outros cantos á bondade do ser humano. Agora xa non fai falta. A realidade encárgase do buenismo, ou de poñer diante de nós as situacións dramáticas non para que fagamos algo, senón para que nos enterneza. Fíxense no da Virxe da Barca, que cousa tan medieval. Que se queime o santuario obxecto de peregrinación e devoción de milleiros de persoas, precisamente o día de Navidad. Preséntalo nun guión e dinche que busques algo menos tópico.

Seguir lendo

Manual da vida 2.0

Etiquetas

, ,

Linlle unha vez hai bastante tempo ao escritor Xabier Docampo unha declaración en facebook que lamento non ter apuntado, para a súa desgraza (non a de Docampo senón a de vostedes, que perden a oportunidade de ler nesta columna unhas liñas de boa prosa). A declaración viña sendo no fondo, e con perdón da forma: abstéñanseme, por favor, de pedirme amizade empresas e sociedades, e tampouco me inviten a participar en xogos e socaliñas, que eu estou aquí para ter trato coa xente. Eu sempre quixen facer o mesmo, e vou tentar razoar aquí porque fago o mesmo ca el. Seguir lendo

Mandela

Etiquetas

, , , , , , , ,

Morreu Nelson Mandela, como saben todos os que teñen interese por outra cousa que non sexa o sorteo do mundial. Aínda que sempre hai quen, nese labor de informar, formar e entreter que se atribúe ao periodismo, vai máis alá e fusiona as seccións e os públicos de sociedade, internacional, política e deportes con titulares como este de La Razón: “Mandela, el hombre que llevó a Sudáfrica el mundial que ganó España”. 

Máis ou menos, como se La Opinión titulase “Mandela, o histórico presidente dese país onde está Capetown, a cidade que lle deu título ao disco Capetón de Os Diplomáticos de Monte Alto”, ou Faro de Vigo indicase aos seus lectores que o falecido era  “O liberador dese país onde os primeiros barcos conxeladores pillaban pescadas como homes a finais dos anos 60”.

Seguir lendo

As reformas educativas

Etiquetas

, , , ,

O Congreso aprobou, cos votos máis que suficientes do PP e nin siquera o apoio da súa franquía navarra, UPN, a LOMCE ou DOCE, a enésima lei de educación da democracia, que nesta ocasión constitúe tamén o enésimo ataque da reacción deste país (e non estou incluíndo a UCD) contra a educación pública. Que eu recorde, as distintas encarnacións políticas da dereita conservadora votaron sistematicamente contra a democratización dos centros docentes e o recoñecemento das APAS (LOECE, 1980), a LODE de 1985 (a pesar de que creaba a figura do colexio concertado, tamén “impoñía” uns requisitos para selo), a LOGSE de 1990, por suposto (introducía a escolaridade obrigatoria ata os 16 anos e o descenso de 40 a 25 alumnos por clase) e despois contra a LOPEG (1995) que tentaba acabar co apartheid nos colexios concertados. O que agora se aprobou é unha reedición doutra Lei de “Calidad” da Educación (LOCE) que o goberno Aznar tiña preparada con reválida, relixión puntuable e todo aquilo que nos fixo felices de nenos.

Seguir lendo

El juicio que parió un ratón

Etiquetas

, , , , , ,

Captura

Fue hace exactamente 11 años, otro 13 de noviembre. Unos 1.600 kilómetros de las costas gallegas, del Cantábrico y del oeste atlántico francés, alicatadas de chapapote. Cerca de 20.000 marineros, mariscadores o armadores damnificados. Una movilización humana y de medios sin precedentes (se calcula que, solo voluntarios, hubo 120.000, que hicieron 353.556 jornadas de trabajo. Se agotaron los monos y hubo que buscar contenedores hasta en Ceuta y Melilla). Entre unas cosas y otras, una factura, según el cómputo del Estado español, de 4.338 millones de euros.

Y para responder de todo ello, otro 13 de noviembre, el de 2012 (si otros magistrados tienen un sentido arácnido para lo mediático, Juan Luis Pía lo tiene para lo simbólico) se sentaron en el banquillo de los acusados de la Audiencia de A Coruña tres jubilados de más de setenta años: el capitán del barco, Apostolos Mangouras, su jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, ambos griegos, y el exdirector de Marina Mercante del Gobierno de Aznar José Luis López-Sors. Como si en Núremberg hubiesen juzgado como causante del Holocausto al suministrador del gas. Simbólicamente, claro: con esas edades, nadie irá a la cárcel.

El primer despropósito ni siquiera es imputable al Prestige. Si quemas una imagen del Rey, aunque sea un sello postal, el tribunal encargado del presunto delito no es el juez natural del lugar donde ha tenido lugar el acto pirómano, sino la Audiencia Nacional. Si coges un petrolero con un agujero y lo paseas delante de la costa a modo de regadera hasta que se hunde, el que entiende del asunto es -en este caso- el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Corcubión (no hay número 2). O más bien, los titulares, porque los sucesivos jueces, en cuanto llegaban al que fue el puerto comercial de la Costa da Morte (mil y pico habitantes), lo primero que hacían, a pesar de lo bonito de la villa, era echar la instancia de petición de nuevo destino, para no tener que asumir la instrucción de un sumario que duró nueve años.

En la vista oral, que le costó millón y medio de euros a la Xunta de Galicia, estaban personadas 2.000 partes (algunos abogados cobraban por hora lo que cuesta un pleito medio en España) y prestaron declaración 200 testigos o peritos. Al finalizar la vista, el propio juez Juan Luis Pía se sinceró con los periodistas y dijo que echaba de menos a gente en el banquillo: cargos públicos y personas del entorno de la armadora.

De lo que hablamos cuando hablamos de armadora es de un conjunto de empresas volátiles. Universe Maritime, con sede en Atenas y propiedad de Efi Moulopoulos, señora de Coulouthros, era la sociedad gestora del petrolero, pero el Prestige en sí era -la única- propiedad de Mare Shipping, una sociedad liberiana que se supone tiene los mismos dueños. (Otra rama de la familia política, la Coulouthros Ltd., con sede en Londres, era la que gestionaba el Mar Egeo, embarrancado e incendiado en la entrada a A Coruña en 1992 con 80.000 toneladas de crudo).

La carga del Prestige no era griega. Era de Crown Resources, una de las sociedades de Alfa Group, un holding propiedad de un oligarca ruso, amigo de Vladimir Putin, Mikhail Maratovich Fridman, aka “Misha”, aka Mikhail “Grâznyj” (“Sucio”, desconozco a que se puede deber ese apodo en ese ambiente). Al lado de todo esto, las instituciones españolas mostraron la diligencia de un convento de clarisas ante la invasión de los normandos. La costa gallega tiene la mitad de los kilómetros del total de la española y está frente a una de las autopistas marinas más transitadas, pero no tenía un remolcador de salvamento del ministerio de Fomento.

El que había en el norte tenía base en Gijón, donde de vez en cuando auxiliaba a algún yate o a un pesquero, y en Finisterre había uno subcontratado, con opción de hacer trabajos privados. En efecto, en los primeros momentos, no hubo actividad casi tres horas mientras se negociaba un rescate privado. En el gabinete de crisis no tenían cartas marinas y disponían barreras con rotuladores de trazo grueso sobre un mapa de carreteras preGPS como el que ustedes y yo llevábamos en la guantera del coche (en un ejercicio de optimismo: solo había ocho kilómetros de barreras). Como es sabido se escogió alejar el barco, en contra de lo que establecía el protocolo de emergencia aprobado hacía un año, por un dictamen de los expertos. Dictamen obtenido en dos llamadas telefónicas de diez minutos de duración en conjunto.

Curiosamente, después de ese despliegue de eficacia, todos ascendieron. Bueno, menos Paco Álvarez Cascos (al que se le atribuye la frase mítica “que lo lleven al quinto pino”, que otros historiadores citan como “Ese barco, que se vaya a tomar por culo”) y Jaume Matas, por sus respectivas malas cabezas. El resto, todos. El delegado del Gobierno, Arsenio Fernández de Mesa, que tan gallardamente ponía rostro a decisiones como “que lo alejen a 120 millas y después no es problema nuestro”, es ahora Director General de la Guardia Civil.

El entonces ministro de Agricultura y Pesca, Miguel Arias Cañete, que ocho horas después de que el chapapote asaltara Muxía y cientos de kilómetros de costa declaraba que “la rápida actuación de las autoridades ha evitado una marea negra” (nota: entonces ya había móviles), es ahora Ministro de Agricultura y Pesca. El vicepresidente al que el presidente Aznar mandó a Galicia para dar la cara y consagrarse con aquello de los “hilillos de plastilina” es ahora el presidente Mariano Rajoy. Incluso una de aquellas chicas de Urdaci que aterrizaron entre tanta negrura, Letizia Ortiz, es ahora princesa. Como decía otro griego -que no era armador- Aristófanes, la virtud sale a la luz en las adversidades.

PÚBLICO 13/11/2013

É a economía, estúpidos

Etiquetas

, , ,

Como de economía ando xusto –en coñecementos, no outro non é cuestión que airee aquí as miñas cousas- non sei se a famosa luz ao final do túnel que di Rajoy é a do día ou a dunha locomotora que vén de fronte. Polo que vexo ao meu redor, non enxergo tal luz, anque admito que pode ser que eu estea mal colocado e me falte a perspectiva axeitada. E se invoco estatísticas e informes, como o da OCDE que asegura que a crise e os recortes en sanidade poderían ter efectos para a saúde a longo prazo e consecuencias para os máis vulnerables, de seguro que Montoro ou De Guindos teñen outros, propios ou que lles pasa Botín. O que me estraña é que non haxa xente de orde que pense e diga: voteinos a vostedes para que amañasen a economía, non para que volvesen ás leis de orde pública do franquismo.

Seguir lendo

O.J. Prestige

Etiquetas

, , , , , , , ,

Se non teñen cousa mellor que facer, deberían ler a sentencia do caso Prestige. Hai unha parte interesante: a que conta como pasaron as cousas, ou a conclusión que sacou o tribunal de como pasaron. E outra máis interesante aínda, pero moito máis árida: a argumentación xurídica para concluír que ninguén ten a culpa ou, como argumentou Ana Botella no seu día –haille que dar á muller do entón César o que é da muller do entón César-, que a culpa foi do barco.

Seguir lendo

Wert, o ministro moi suspenso

Etiquetas

, , , ,

Cando o mundo estaba ao dereito, o ministro máis popular, o mellor valorado, era o de Interior. Quizais porque desgraciadamente aparecía sempre con cara de dolor e circunstancias en enterros, esa actividade social tan apreciada polo electorado, ou porque era visto por unha persoa firme e segura, outra característica que a masa votante demanda e agradece. O que aparecía no furgón de cola, como o inocente das vilas nas procesións, era o de Agricultura e Pesca, como alegoría real do pouco que pinta a agricultura e a pesca na política española e no imaxinario simbólico hispánico. Era un señor cun vago aire de enxeñeiro agrónomo. Incluso en ocasións tiña bigote, o que nas fotos de familia cos seus colegas europeos lle daba un aspecto decididamente turco. Imaxinen se cambiou o conto que agora, o ministro de Rajoy máis valorado é precisamente Arias Cañete, o de Agricultura e Pesca, Mesa e Mantel.

Seguir lendo

Seguir este blog

Recibe aviso de cada artigo novo no teu correo electrónico.

Únete aos outros 59 segidores